•  
  •  
  • Inicio
  • /Noticias
  • /Japón establece medidas aeroportuarias para luchar contra la importación ilegal de oro de contrabando

Japón establece medidas aeroportuarias para luchar contra la importación ilegal de oro de contrabando

Japón establece medidas aeroportuarias para luchar contra la importación ilegal de oro de contrabandoPor iniciativa del Ministerio de Hacienda, los aeropuertos nipones con mucho tráfico internacional incorporarán nuevos y sofisticados sistemas de detección de metales con el objetivo de frenar el incipiente contrabando de oro detectado en los últimos meses

El contrabando de oro en Japón ha aumentado significativamente desde abril de 2014. En esa fecha, las autoridades niponas aprobaron elevar el impuesto al consumo aplicable al oro un 3%. De esta forma el gravamen impositivo se situaba en el 8%, subiendo tres puntos porcentuales desde el 5% en el que estaba fijado con anterioridad. Esta medida ha generado un lucrativo negocio relacionado con la importación ilegal de oro porque, como mínimo, proporciona una ganancia del 8% a los traficantes que se arriesgan a introducir el metal de contrabando en el país. Un dinero obtenido ilegalmente que además, deja de ser ingresado por la Hacienda Pública y no se contabiliza en las cuentas públicas del país.

Hasta ahora, los sospechosos de realizar contrabando eran registrados por los funcionarios de aduanas con detectores de metales de mano pero este procedimiento está congestionando los tiempos medios de movilidad de todos los viajeros que visitan Japón cada año. Así que en breve, cambiaran los procedimientos con la instalación de nuevas puertas de detección de metales para agilizar los tiempos y detectar mejor a los contrabandistas. La medida también afectará a los puertos marítimos, sobre todo en aquellos que suelen ser utilizados como escala en cruceros de ultaramar.

En Japón se contabilizaron 294 casos de contrabando de oro en los 12 meses anteriores a junio de 2016, lo que viene a suponer un aumento del 70% anual. En muchos de estos casos, los contrabandistas escondían el oro dentro de sus propios cuerpos, logrando así evitar las medidas ordinarias establecidas. Los nuevos instrumentos de detención de metales darán mejor respuesta a estos procedimientos y en principio no afectarán a todos los viajeros y turistas, sólo a los sospechosos habituales.

Fuente: OroyFinanzas.com