•  
  •  

El romance evidente entre Alemania y el oro

El romance evidente entre Alemania y el oroLa crisis financiera de 2008 inauguró una nueva percepción de los alemanes por el oro. Antes de esa fecha el mercado del oro alemán era casi testimonial pero, a partir de 2008 ha experimentado una “transformación radical”

De esta forma, de “transformación radical”, define el WGC-Consejo Mundial del Oro el devenir del mercado alemán del oro en estos casi 10 años. Sólo el año pasado, los alemanes invirtieron 6.800 millones de euros (8.000 millones de dólares) en productos de inversión de oro, mientras que el 22% de los inversores alemanes compraron oro en los últimos 12 meses. En estos casi 10 años, Alemania se ha establecido como un mercado –entre lingotes y monedas de oro- de más de 100 toneladas al año. Un salto significativo si lo comparamos con el promedio comprendido entre 1995 y 2007 que fue de 17 toneladas

¿Por qué este cambio de percepción sobre el oro entre los alemanes?

El origen lo encontramos en la crisis financiera iniciada en 2008 y las posteriores políticas monetarias devenidas. En Alemania sobrevuelan escenarios de tipos negativos de interés al tiempo que el Bundesbank –banco central alemán- ha volcado en el mercado miles de millones de euros al amparo de la flexibilización cuantitativa. Los bonos gubernamentales de dos y cinco años se están negociando con rendimientos negativos desde 2015.

Además, los inversionistas alemanes tienen una conciencia histórica sobre la inestabilidad financiera. La hiperinflación en la década de los 20 persiste en la memoria colectiva, pero, lo que es más importante, los inversores alemanes han visto como las monedas fiat van y vienen. En los últimos 100 años, Alemania ha tenido ocho monedas diferentes. Así que no sorprende que, ante un telón de fondo tan inquietante como el actual, los inversores alemanes se vuelquen en el oro para proteger su riqueza.

El informe de WGC muestra algunos datos interesantes de la encuesta realizada a los inversionistas alemanes.

  • El 59% de los encuestados estuvo de acuerdo con la afirmación de que el oro nunca perderá su valor a largo plazo
  • El 48% estuvo de acuerdo con la afirmación de que poseer oro otorga seguridad en el largo plazo
  • El 42% manifestó una mayor confianza en el oro que en que las monedas de los países

A la pregunta de “¿por qué invirtieron en oro”?, el 57% de los encuestados dijo que era para proteger su riqueza y el 28% que confiaban en hacer buenos retornos a largo plazo. De la encuesta se desprende que para los alemanes, el oro cumple un papel importante a largo plazo y es sinónimo de preservación de riqueza. Tanto es así que la cantidad de oro comprada por persona en 2016 fue mayor que la registrada en las conocidas potencias de oro, como son India y China.

Así que el amor de Alemania con el oro podría tener ramificaciones más amplias en el mercado global del oro, especialmente si se extiende a otros países europeos la nueva percepción alemana. Como señala el informe, la demanda alemana por el oro ha pasado de ser virtualmente testimonial a algo muy sustancial. Y aquí el dato interesante, la producción minera mundial de oro es de unas 3.000 toneladas al año. Así que si un país requiere de un extra de 100 a 200 toneladas al año tenemos un gran problema. Y si imaginamos que son diez países los que siguen esta vorágine compradora al mismo tiempo, pues multiplicaremos el problema si bien no sabemos hasta dónde…

Fuente: OroyFinanzas.com