•  
  •  
  • Inicio
  • /Noticias
  • /El Banco Central de Grecia tiene un 66% de sus reservas de divisas en oro

El Banco Central de Grecia tiene un 66% de sus reservas de divisas en oro

El Banco Central de Grecia tiene un 66% de sus reservas de divisas en oro¿Cuáles son las reservas oficiales de oro de Grecia? ¿Dónde están guardadas las reservas de oro? ¿Qué papel jugaría ante una posible salida de Grecia de la zona euro el oro griego? En este artículo vamos a tratar de responder unas preguntas que resultan muy pertinentes en la actual situación político-económica en Europa y Grecia.

Los últimos datos oficiales sobre las posesiones griegas de oro los encontramos en el informe anual realizado por el banco central griego en 2012. Entonces figuraba en el balance de la entidad “oro y derechos sobre oro” por valor de 147,6 toneladas de oro, es decir, 4.746.000 onzas troy. Una cantidad que difiere de las 112 o 117 toneladas que son citadas por los medios de comunicación, siguiendo a otros estudios y fuentes económicas. Según Bloomberg, Grecia posee 112,5 toneladas métricas y ocupa el puesto número 30, en el ranking establecido por el Consejo Mundial del Oro (Worl Gold Council-WGC), con sede en Londres. El oro constituye alrededor del 66% de sus reservas de divisas y su valor actual –según estimación del Commerzbank- equivale a alrededor de 1% de su deuda pública.

Una explicación a esta divergencia de datos la encontramos en el mismo informe de 2012 que señala que “las cantidades reportadas anteriormente comprenden las tenencias de oro del Banco Central de Grecia (3.597 mil onzas) y las pendientes de cobrar en oro del Estado griego (986.000 onzas) que corresponde a la participación de Grecia en el Fondo Monetario Internacional-FMI. Es decir, el banco central griego reclama en su balance al Estado griego, la cuota en oro comprometida por el banco central griego al FMI. Además, se nos dice que “una gran parte de las reservas de oro se mantiene en bancos extranjeros”.

Lo sorprendente de todo esto es por qué el Estado griego no ha pagado esta deuda de 986.000 onzas de oro que el Banco Central de Grecia tiene comprometido con el FMI –en suscripciones y aumentos de cuotas- en nombre del Estado griego. Y a medida que pasa el tiempo y la situación económica empeora, más complicado resultará pagar esa deuda. Grecia es uno de los miembros originales del FMI y por eso esta deuda con el FMI puede hacer referencia a la suscripción inicial de oro suscrita al FMI en 1947, o/y a los diversos aumentos de las cuotas del FMI que se implementaron en distintos periodos (1958-59, 1965 y 1970).

Si de los datos proporcionados por el banco central griego excluimos estas 986,000 onzas (30,66 toneladas) y las monedas u otros artículos relacionado también contabilizados –y que suman 163.000 onzas- la cifra real se acerca mucho a los establecido por Bloomberg: 112 toneladas de reservas de oro oficiales del banco central griego.

¿Dónde está el oro de las reservas griegas?

Sobre la cuestión de la ubicación de las reservas de oro del Banco de Grecia, el citado informe señala que “una gran parte” del oro está depositada en el extranjero. Si comparamos esta expresión con la utilizada con los informes anteriores, emitidos desde 2007 hasta 2010, vemos que los griegos han ido recuperando parte de su oro para guardarlo dentro de sus fronteras. De leer que “la mayor parte” de las tenencias de oro se mantenían “en bancos en el extranjero”, en 2012 era “una gran parte”. Fue sólo a partir de 2011 que la nueva expresión se ha consolidado, coincidiendo con el deterioro del presupuesto fiscal griego.

Al margen de la semántica utilizada, el 1 de marzo de 2013, Bloomberg publicó un artículo de investigación sobre el tamaño y la ubicación de las reservas de oro de Grecia. Este artículo se basa en una carta escrita por el Banco de Central de Grecia para el ministro de finanzas, ante una pregunta parlamentaria.

Según el reportaje publicado por el medio económico, la mitad de las reservas se mantienen “en el Banco Central de Grecia, mientras que el resto se localiza en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, el Banco de Inglaterra y en Suiza.” Esta información fue confirmada el mismo día de su publicación por el propio Ministerio de Exteriores griego. Por tanto, la mitad estaría almacenada entre Nueva York, Londres y Suiza y dada la actual situación económica griega es un dato relevante.

En febrero de 2012, en plenas negociaciones sobre el segundo rescate a Grecia, el New York Times escribió un artículo citando a una política griega, Louka Katseli, quien señaló que el nuevo acuerdo de préstamo socavaba la soberanía griega y daba la potestad a los acreedores a reclamar las reservas de oro del Banco Central de Grecia. “La Sra. Katseli, economista y ex ministra de Trabajo en el gobierno de George Papandreou”, mostró su contrariedad ante el acuerdo porque “los prestamistas de Grecia tendrán derecho a apoderarse de las reservas de oro del Banco Central de Grecia”, según los términos del nuevo acuerdo y que los bonos emitidos en el futuro se regirán por el Derecho Inglés y en los tribunales de Luxemburgo, “con las condiciones más favorables para los acreedores“.

¿Qué impacto tendría en el mercado del oro la liquidación de las reservas griegas?

Para el banco Commerzbank AG, la posibilidad de que Grecia vendiera su oro es muy baja porque a precios actuales no sería más de 4.300 millones de dólares. Una cantidad insignificante comparada con su deuda. Además, una venta en el mercado abierto no podría tener lugar sin la participación de otros bancos centrales, con el fin de evitar que grandes ventas pudieran perturbar el mercado. Por último, la entidad bancaria señala que “la venta de oro privaría al país de su única reserva realmente valiosa, que se podría poner a buen uso en una fecha posterior, tal vez para estabilizar una nueva moneda si Grecia sale del euro”.

En septiembre de 2001, Ronan Manly escribió al Banco Central Europeo-BCE preguntando por esta eventualidad y el futuro del oro griego. “En un escenario bajo el cual un Estado miembro de la zona euro sale de la moneda común, se le tendrían que reembolsar los activos exteriores de reserva de ese Estado miembro que han sido aportados, pero si ese banco central es deudor, ¿sería el BCE quien buscará la forma de liquidar la deuda con las reservas divisas y oro del miembro deudor?”

La respuesta la recibió de la Dirección de Comunicaciones de Prensa e Información del BCE en un corto espacio de tiempo: “Por favor, tenga en cuenta que no existen disposiciones legales para un escenario hipotético de la clase que usted describe”. Sin embargo, para el 20 de febrero 2015 ya parecían existir. Según información de Reuters, “el Banco Central Europeo se está preparando para el caso de que Grecia abandone la zona euro y su personal está preparando planes de contingencia para salvaguardar el resto del bloque europeo”.

El precio del oro debería, en teoría, beneficiarse más de la volatilidad financiera de una posible salida de Grecia de la zona euro que sufrir una caída por la venta masiva del oro griego. Si Grecia se mantiene en la zona euro, lo que parece probable, tampoco podría vender de forma independiente su oro sin el visto bueno del BCE. El banco central europeo tiene competencias sobre las transferencias de oro de sus bancos centrales miembros. El artículo 31 de los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y el BCE, señala que las operaciones en activos exteriores de reserva de los bancos centrales nacionales están sujetas “a la aprobación por el BCE” con el fin de garantizar la coherencia, con el tipo de cambio, “y las políticas monetarias de la Unión.” Por lo tanto, cualquier banco central miembro de Euro tendría que obtener la aprobación del BCE antes de comprar o vender oro como parte de sus reservas.

Las posibilidades permanecen abiertas. Grecia tiene muy complicado abandonar el euro, puesto que este supuesto nunca fue tenido en cuenta durante la construcción europea. Y además, es un escenario que la Unión Europea y especialmente EE.UU no quieren contemplar de ninguna forma por razones geopolíticas que pesan más que las necesidades de los griegos y los europeos. De producirse finalmente habrá que estar muy atento al futuro de las reservas de oro griegas. Y la gestión que se puedan dar de las mismas nos puede dar una pista del devenir de los acontecimientos.

Fuente: OroyFinanzas.com