•  
  •  
  • Inicio
  • /Noticias
  • /El auge del precio del oro en 2020 es el freno para almacenar más oro físico

El auge del precio del oro en 2020 es el freno para almacenar más oro físico

El auge del precio del oro en 2020 es el freno para almacenar más oro físico

El aumento de la demanda por oro físico, tal como pasó en el anterior boom del precio del oro de 2009 a 2012, pone en aprietos a las cámaras de seguridad que dependen de las empresas aseguradoras, así como al valor absoluto asegurado por cámara acorazada. Cuanto más sube el precio del oro, menos metal se puede almacenar en los mismos “almacenes” de oro físico, y más aumenta la demanda. A esto se suma que la construcción y seguridad de las cámaras no es un proyecto que se puede realizar en unos pocos meses.

Los robos de oro físico asegurados en cámaras acorazadas a gran escala son raros pero, si ocurren, pueden ser muy caros para las empresas aseguradoras. En 1983, un grupo armado de ladrones robó tres toneladas de un depósito del aeropuerto de Heathrow en Londres. Lloyd’s tuvo que pagar por el oro. A precios de 2020, ese robo se valoraría en $180 millones.

El reto para empresas de almacenamiento de objetos de valor, como VIA MAT, Looms, G4S y otros, es que las empresas aseguradoras ponen un tope del valor que aseguran por depósito. Al haber alcanzado el oro máximos históricos en 2020 – un alza del 37% en el año – el número de onzas de oro asegurables por depósito disminuye.

Los depósitos más importantes del mundo almacenan miles de millones de dólares que no se pueden asegurar. Grandes bancos como JPMorgan Chase & Co. y HSBC Holdings Plc asumen el riesgo restante que no quieren cubrir las aseguradoras por sí mismos.

QBE European Operations Plc, una empresa que suscribe seguros con Lloyd’s, por ejemplo, no asegura a ningún cliente por un valor mayor de $150 millones de oro físico. Si un cliente consiguiera trabajar con todas las empresas de la plataforma de Lloyd’s, el máximo que podría asegurar sería $2.500 millones de cobertura, según QBE.

Para más información consultar artículo original